Thursday, December 20, 2012

De Etiquetas y de Gente Rara...

Imitando un poco a mi amigo Felipe Gerdtzen y sus incomparables posteos llamados "Historia de Hoy", les compartiré algo de la conversa que tuvimos mis hijos y yo al calor de una sopita casera y del amor de familia.
Como chilenos, somos wenazos pa’andar poniéndoles etiquetas a la gente que es “diferente”. Lo malo es que a veces te toca justo toparte con los “etiquetadores” en tu trabajo o en la universidad. Los “etiquetadores” son personas que se dedican a hacerle una especie de bullying solapado a todos aquellos que se salen de los parámetros que ellos consideran “normales”. Mientras escuchaba a mis hijos que compartían sus experiencias en torno al tema me percaté que una de las razones que me motiva fuertemente a sacar mi consultora adelante es porque quiero alentar y apoyar a todos esos “raros” y “freaks” geniales que circulan por ahí (como mis propios hijos, debo decirlo!).
No es un secreto que en este país cuesta mucho ser innovador y “diferente”, sobre todo en la gestión empresarial. Hay una especie de zona de confort muy grande que impide a los empresarios chilenos ser y gestionar desde la innovación. Miedo al cambio, ignorancia o mera indiferencia no los deja enfrentar la jefatura (Liderazgo, claramente no) desde la atalaya de la creatividad, cambio de foco o mirada, donde les interese abrazar y valorar a los empleados que son diferentes y que de verdad podrían ser un aporte desde esa postura diferente. De hecho, hoy mismo en la mañana debatíamos en una reunión muy entretenida, el afán que tienen los empresarios por demonizar las redes sociales TODAVIA!! No se han dado cuenta que en la medida que pasen los años, las personas que contratarán serán profesionales 2.0, tecnológicamente refinados y muy exigentes con lo que esperan de sus jefaturas directas. Así, estos profesionales “raros” serán cada vez más “comunes” en las organizaciones formales, llamadas empresas… Pero los que somos pioneros tenemos que pagar el precio de la “rareza” con la que nos catalogan. A todos los innovadores nos ha pasado lo mismo. Nosotros – los nerds, freaks, raros, giles, diferentes y una serie de epítetos más – tenemos el mismo problema, atreverse a hacer camino, juntar brechas, dar soluciones creativas y enfoques diferentes dentro del entorno en que nos movemos a pesar que todos los demás se opongan a esto. Ese es el precio que hay que pagar por la libertad de ser como somos… Y como poder mantener la cordura en un mundo de gente aparentemente igual? Fácil! Y es el consejo que le di a mi hijo Pancho: No perder el foco, la meta, el horizonte, la línea final donde quiero llegar, en definitiva, mi motor, lo que me mueve y me impulsa. Si no se me olvidan las metas que tengo, en otras palabras, el “para qué” estoy haciendo lo que hago, todo tropiezo, inconveniente, descalificación, bullying abierto o encubierto, molestia, insulto o situación desagradable será fácil de soslayar o superar y se convertirá sólo en un ruido de fondo en el gran concierto que es nuestra vida, en la frecuencia que hemos decidido vivirla. PUNTO!!

3 comments:

Blood said...

Ojo por ojo 64: si alguien me acosa (ná que bullying, bowling o palitroque) deberá aguantarse a que cuando se haya enfriado el plato lo destroce en frente de todos. Ahí quedan esos cobardes. Besitos.

Blood

Paz Gabriela Vergara Vergara said...

Carlita: lo leí, me encantó tu idea, y para variar como profe recordé que las etiquetas las comenzamos a encontrar desde pequeños. Es así como se me vino un recuerdo, lindo la verdad, en mi practica profesional de profe básica con un 2º, los niños se trataban por el nombre, hasta que llego el infaltable alumno bravucón que comenzó a etiquetar a sus compañeros, hasta que el mas tímido de todos alzo su voz y le dijo firme "Mira, aquí nosotros no nos decimos sobrenombres, todos tenemos un nombre que nos pusieron cuando nacimos, los únicos sobrenombres que nos decimos son los que en nuestras casas y nuestras familias nos dice, por lo que no te permitiremos que nos trates así. Si tu quieres jugar con nosotros, vas a tener que comenzar a tratarnos bien, porque somos una familia y nos queremos"... por supuesto, tuve que salir y secarme las lagrimas y volver, felicitar a José y explicarle a Joao que si quería compartir con sus compañeros tenia que seguir las reglas, que aquí podía encontrar amigos y familia; con el tiempo entendió y dejo de ser bravucón. Te das cuenta de como los adultos le enseñamos a los niños a etiquetar, puede comenzar como un juego, pero ese juego puede terminar en cosas incontrolables... es por eso que luego de leer tu publicación, se me vino una idea, este no es un buen lugar, pero sospecho que al leer esto sabrás para donde apunto... me encantó tu idea, tu innovación, esto es como el albergue de las mujeres tristes, un lugar donde contener, cobijar y elevar el espíritu... lo ame!

Icy said...

Pacitaaaa!! Qué linda tu historiaaa!! Amé a José y su discurso de amor y respeto!!! MEGA ENSEÑANZA LE DIO AL BRAVUCON!!

Gracias por compartir tu historia.

(((MUACK!!!)))