Friday, May 08, 2009

Las Minas Jamón....


En mi columna del Rincón de la Yegua escribí una columna que despertó bastante interés, y para dar espacio a que sigan opinando, dejo aquí mi post un poco más de tiempo.

Las minas jamón...


Cuántas veces nos hemos topado con minas que se meten al medio de las relaciones intencionalmente sólo con el afán de competir con nosotras para demostrar no se qué??? Y ojo! Que no me refiero a las mujeres que amando silenciosamente, han decidido ocupar el papel de amantes. Yo estoy hablando de una casta peor. De las minas que ignorando todo compromiso, van y se meten al medio de las relaciones, especialmente de las que están empezando y le coquetean descaradamente a nuestros pololos, parejas, andantes y/o pretendientes que andan con nosotras en buena. Peor aún si las minas en cuestión son o se hacen nuestras amigas para estar más cerca de sus presas. Estas minas no actúan por amor. Simplemente las mueve la baja autoestima que tienen, la mala competencia que entablan con nosotras por envidia y la baja ética que las mueve a hacer lo que hacen.

Y yo me pregunto por qué son asi. Por qué no dejan que un pololeo llegue a buen término. Pensarán que un pololo es menos serio que un marido???? Y qué quieren probarse, que son mejores que nosotras en qué??? En andar levantando parejas de otras mujeres... Hey!! No gracias, ahi no quiero competir!!!

He conocido mujeres mariconas, que bajo el pretexto de la supuesta atracción “mutua” van y jotean a nuestro mino hasta hacerlo caer. He conocido otras que por considerar a nuestra pareja un “buen partido” hasta son capaces de hacerse nuestras amigas para poder quitarnos al pololo, marido o andante. Y si estamos casadas, PEOR!!! Conocen y usan todo tipo de tretas, desde crearse un rol igual al tipo de mujeres que son los “ideales” de nuestros hombres para conquistarlos hasta hacerse las indispensables o las “mejores amigas de nuestras parejas” – casi confidentes – para lograr tener la intinidad necesaria para seducir a nuestros despitados mariditos.

Más veces de las que quisiera, he conocido hombres – ingenuos y petulantes- que lo ham dejado todo para seguir a este tipo de minas tóxicas. Han sido capaces de dejar olvidadas a las pololas que lo habían dado todo por ellos, desde tiempo hasta apoyo monetario para sacarlos adelante, hasta maridos con hijos que han quedado en la mitad del camino entre el abandono y la indiferencia de unos padres que absolutamente omnubilados corren a los brazos de estas minas sin dios ni ley, salvo su propia satisfacción personal.

Si!!! Estoy hablando por la herida, pero por una herida que no es sólo mía, sino que es de muchas mujeres que han quedado abandonadas a su suerte preguntándose por qué las dejaron si procuraron sólo darle lo mejor a sus parejas y asi mismo las parejas les han pagado.

Pobre de ustedes chicas si llegan a tener una amiga o conocida del tipo jamón, y si tienen un pololo atractivo, peor!!! Cuidense de ellas porque estas minas no conocen la lealtad ni el cariño, salvo el que sienten por ellas mismas. Nada las salva, porque lo que hacen ni siquiera es por amor, es por cualquier otra cosa: Baja auto-estima, competencia insana o simple calentura. Y pobre de nuestros hombres que han caido presas de sus encantos, porque no les espera más que una vida triste y vacía condenada al fracaso más espantoso para después quedar en soledad.



5 comments:

ElPoeta said...

Es cierto que hay mujeres así y son bien peligrosas. Hay que huir de ellas como la peste. Besos, amiga,
V.

Paz Vergara (la diplomatica) said...

Uy! Carlita, es cierto, yo conoci una en el colegio, en cuanto vio que habia onda con un niño de otro curso se metio en medio y aprovecho las vacaciones para, literalmente, comerselo (en todo el sentido de la palabra), claro que cuando el se cambio de colegio a la que le pidio que se fuera con él fue a mi y no a ella, lo que hizo que metiera sus narices en la relacion que tenia con el compañerito nuevo del curso... uno siempre tiene una amiga que oh! resulta que le gusta el mismo joven que a uno, y cuando esa competencia llega, yo no hago mas que mostrar lo mejor de mi y lo peor de ella, para que si se va con la otra se de cuenta de lo que se esta perdiendo, quemo las naves como los vikingos, y literalmente lo hago, quemo hasta los palitos de helado que me compro, jajaja, si se que me puedo encontrar con él en alguna parte, me visto regia, muestro pechuga y pierna, me ordeno el pelo, me maquillo, llego a los lugares con toda la personalidad que puedo sacar, me convierto en el centro de mesa, todos quedan maravillados con mi llegada, onda que digan "que estas regia!!!" si esta la jamon me luzco y muetro mis gracias, si es necesario hasta bailo...

Lo bueno seria dejar en evidencia a la niña jamon, decirle en voz alta, muy alta "Linda, que onda? tan mal te va con los solteros que necesitas uno que ya esta ocupado?, no te preocupes yo tenngo un amigo que esta soltero, claro, tendrias que cambiar tu ropa, tu pelo, dejar de hablar un rato y de seguro hsata leer, porque le gustan las mujeres muy, pero muy inteligentes, al igual que al mio"... a estaas hay que enfrentarlas desde un principio...

Sabina Atalaski said...

Amiga, jelou... repetiré acá lo que dije en el Kiosco....

El llamado a cuidar el "sagrado vínculo" (del tipo que sea) es aquel que lo tiene.

Las tentaciones siempre andarán a la vuelta de la esquina, por tanto, no podemos pedirle a nadie más que a nuestra pareja cuidar aquello que nos une.

Da lo mismo si la mina que lo "levanta" es una xuxesumadre, una weona que lo quiere pal webeo o una mujer que sólo se enganchó de quien no debía... el resultado es el mismo para una ¿o no? ¿o duele menos en alguna de estas alternativas? No creo.

En fin. Resumir el tema a la culpa de una mina, me parece un poco simple. Las cosas nunca son tan blancas ni tan negras, mi Icy.

Además... la culpa es del que le da el afrecho, poh!!!!

LA LOCA DE LA CASA said...

Me preocupa más aquel que se obnubila por la mina jamón. Ese si es huevón de tomo y lomo

Anaís Sandiego said...

Qué buen comentario y qué cierto lo que dices. Las conozco hace mucho, pero nunca me canso de sorprenderme y enrabiarme por las que cosas que pueden llegar a hacer.

Es cierto como dicen más arriba que gran parte de la culpa es del hombre que cae en sus redes, pero la vida sería un poquitín más fácil sin ellas cerca.

Me encantó tu blog (te invito a visitar el mío).

Saludos.

Anaís S.