Wednesday, July 23, 2008

El discurso que no leí...


El fin de semana pasado fue rarísimo… definitivamente las emociones estuvieron muy a flor de piel, especialmente el Domingo, donde tuve la oportunidad de recordar lo frágil que es la vida y lo misterioso de la muerte.

Uno como ser humano, va por la vida estableciendo relaciones de todo tipo y propósito, siendo las más importantes las que tienen que ver con los afectos personales, con aquellas relaciones que aceptamos voluntariamente y que nos cambian la vida para siempre. especialmente entre dos mujeres, más cuando una de ellas decide convertirse en la “nuera” de la otra… (“nuera” lo que yo quería para mi hijo). De verdad que es difícil ya que ambas comparten el afecto y el corazón de una misma persona: El hijo.

En este caso, dado mi carácter poco convencional, la relación con la mamá siempre fue complicada pero muy cordial. Curiosamente, mejoró notablemente al momento de separarme. No se por qué ocurrió esto. Al parecer la distancia y el tiempo, junto a otros factores que no alcanzo a imaginar, hicieron que ella comenzara a entablar una relación un poco más relajada conmigo y hasta terminara respetando y valorando un poco más mi estilo de vida, más que cuando era simplemente la nuera, incluso. Al cabo de algunos años, surgió un cariño bastante sincero entre nosotras dos y supo ganarse un espacio en el lugar de mis afectos. Incluso a pesar que siempre fue buena para malcriar, y mis hijos que se hacían cómplices de eso, manipulaban a su antojo los suaves intentos de disciplina que ella se esforzaba por imponer, sin éxito, por cierto. Los nietos siempre se las ingeniaron para salirse con la de ellos al final!.

Cuando mis hijos y yo fuimos a verla, me impresionaron fuertemente dos cosas: La fortaleza que transmitía, aun recostada en la cama y la tristeza profunda que reinaba en los rostros de la familia que esperaba pacientemente por los pasillos del hospital. Ahí me percaté del real rol de “la abuelita Maria”, como la llamaban todos, cariñosamente: Estaba cayendo, sin duda alguna, el palo mayor de la familia, la piedra angular. Ella era la fortaleza y el núcleo de la familia y al partir tan tempranamente, estaba dejando a hijos, nietos y hermanos sumidos en la más profunda de las tristezas.

Ya lo he dicho otras veces, nunca se muy bien qué decir en esos momentos, salvo hacer sentir a las personas que pueden contar conmigo y que estoy allí en las buenas y en las malas. Mis hijos de hecho, han heredado la misma cualidad y esa noche de domingo nos movimos como un bloque sólido de amor, repartiendo consuelo y apoyo a la familia lo que más pudimos.

Hoy estoy triste pero satisfecha, ya que algún tiempo atrás fui a verla a la casa con el genuino ánimo de darle cariño y apoyo, casi presintiendo que el momento del final estaba cerca. No hubo necesidad de decir mucho. Bastó un beso en la frente, muchas caricias y una conversación banal, esperando secretamente su pronta recuperación, así como si estuviese convaleciente de un largo resfrío… Sin embargo, ambas sabíamos muy en lo profundo de nuestros latientes y apasionados corazones, que sería la última vez que estaríamos juntas, así de tranquilas, y supimos aprovechar ese momento. Al fin y al cabo, la vida está hecha de eso, de momentos preciosos, dolorosos, amorosos, tiernos, tensos, distendidos, placenteros, amargos… la lista puede ser y es larga, sin duda. Ahora no me arrepiento de haberle hecho caso al susurro del espíritu, que me permitió ir y cerrar un ciclo pendiente con ella en forma oportuna y cálida. Lo importante es el cariño, eso es lo que queda al final de cuentas… especialmente para los que nos quedamos anclados, acá en la tierra.

Y así como siempre le digo a mis hijos, y quizás se convierta en uno de los epitafios de mi tumba dentro de una larga lista de etecés: El Amor Prevalece … Si, hijitos lindos, y familia toda, no se olviden que al final, el amor siempre se impondrá por sobre todas las cosas y brillará con la fuerza de una verdad incontenible. El amor prevalecerá aún por sobre la muerte.

Y a usted, mi querida Sra. María, le deseo un buen viaje y solo le digo hasta pronto… hasta que nos volvamos a ver!!

9 comments:

Paz Vergara (la diplomatica) said...

uno nunca sabe hasta que las personas estan lejos lo importante que son en nuestra vida... las suegras al final se convierten en otra amiga o madre, nos cuidan y nos aman a su manera... aunque no lo demuestren muy seguido, a lo mejor no es lo que queia para su hijito, pero si es lo que quieren como amistad, cuando mi abuela paterna murio, para mi madre fue muy dificil, mas que una suegra se fue una amiga, ella siempre me quiso como una nieta mas,(porque mi padre en realidad es mi padrastro) y nunca hizo una diferencia conmigo, para mi tambien fue dificil el perderla, tus hijos pudieron estar con su abuela como corresponde, yo estaba desde lejos, rezando y llorando... ay!! estoy un poco sensible, pero yo tampoco se mucho que decir estos casos, solo te envio un gran abrazo (virtual) y un beso... recuerda que est amiga virtual te quiere mucho

Yop, Barbara para los amigos said...

que decir, recuerdala como fue y acompaña como siempre a tus hijos, ya sabes que puedes conatr conmigo para lo que sea, ahhh me emocione hasta las cuticulas al escucharte cantar junto a tu hijo,

un abrzo

Rocio said...

Cuando te vi cantar con tu hijo me emocioné hasta las lágrimas, que sentimiento más lindo desplegaron con su melodía.

Me alegro mucho que seas capaz de sentir así por alguien, y que no dejaras nada pendiente, así la puedes dejar ir en paz.

un abrazote!!!!!, ya sabes, puedes contar conmigo.

Daniel said...

Lo mejor es que no dejaste cosas pendientes con tu ex-suegra.
Saludos

Laura Virtual said...

Asi es la vida...
y así son nuestros apegos...
Que bueno que un instante como ese todo fluyera.
Saludos

poetarafa said...

No soy muy bueno para decir cosas en estos momentos de dolor, para dar un alivio a las personas.
Solo puedo decir que en pocas ocasiones he llorado en público, las cuales han sido en funerales o recordando a seres queridos.
Lo importante y tienes razón son los afectos, el amor y la vida en familia.
El resto de las cosas no es tan relevante.
Hasta pronto.

Barbaraza said...

Que curiosa relación, por lo general la suegra es la mala de la pelicula (experiencia propia)...
Animo y recuerda que Dios sabes porque hace las cosas...
Abrazototes

La Loca de la casa said...

Es impresionante tu cariño. Te regalo una una palabra dulce de cariño y apoyo. Por favor transmitela a los niños.

Viole said...

ups, que increible esta cosa de los apegos no?, pero como bien tu lo dices así es la vida y simplemente no nos queda más que vivirla al máximo...,
te quiero mucho mi querida a miga por ser como eres y por darme lecciones de vida con todo lohermoso que escribes!!!